Worshipping Through Forgiveness | Adorando Por Medio Del Perdón
Andres Valderrama

 

Lewis Smedes, a Fuller University professor once said something that caught my attention: “To forgive is to free a prisoner and discover that the prisoner was you.”

Forgiving the hurts that others cause us becomes a little bit easier when we understand that the debt that we have with God is much greater than the debts that others have with us. Experiencing God’s love not only helps us heal our wounds but also helps us forgive others, thinking about how much he has forgiven us helps us forgive others and focusing on his graces also helps us forgive others. when we extend that grace to those who have hurt us.

True worship goes far beyond words or songs. True worship also requires experiencing forgiveness and the miracle of forgiveness. When you forgive you are worshiping God, and there are hurts that are impossible to forgive unless you worship our God.

When you forgive you receive the blessing of freedom, so that we can then worship Him even more!

“bearing with one another and, if one has a complaint against another, forgiving each other; as the Lord has forgiven you, so you also must forgive.” 
(Colossians 3:13)


Lewis Smedes, un profesor de la universidad de Fuller una vez dijo dijo algo que llamo mi atención: “Perdonar es liberar a un prisionero y descubrir que el prisionero eras tu”.

Perdonar las heridas que otros nos ocasionan se hace un poco mas fácil cuando entendemos que la deuda que nosotros tenemos con Dios es muchísimo mayor que las deudas que otros tienen con nosotros. Experimentar el amor de Dios no solamente nos ayuda a sanar nuestras heridas sino que también nos ayuda a perdonar a los demás, pensar en cuanto nos ha perdonado nos ayuda a perdonar a los demás y enfocarnos en su gracias también nos ayuda a perdonar a los demás cuando extendemos esa gracia a los que nos han herido.

La verdadera adoración va mucho más allá que palabras o canciones. Una verdadera adoración también requiere experimentar el perdón y el milagro de perdonar. Cuando perdonas estas adorando a Dios y hay heridas que son imposibles de perdonar a menos que adores a nuestro Dios.

Cuando perdonas recibes la bendición de la libertad, para luego adorar aun más!


Lewis Smedes, un profesor de la universidad de Fuller una vez dijo dijo algo que llamo mi atención: “Perdonar es liberar a un prisionero y descubrir que el prisionero eras tu”.

Perdonar las heridas que otros nos ocasionan se hace un poco mas fácil cuando entendemos que la deuda que nosotros tenemos con Dios es muchísimo mayor que las deudas que otros tienen con nosotros. Experimentar el amor de Dios no solamente nos ayuda a sanar nuestras heridas sino que también nos ayuda a perdonar a los demás, pensar en cuanto nos ha perdonado nos ayuda a perdonar a los demás y enfocarnos en su gracias también nos ayuda a perdonar a los demás cuando extendemos esa gracia a los que nos han herido.

La verdadera adoración va mucho más allá que palabras o canciones. Una verdadera adoración también requiere experimentar el perdón y el milagro de perdonar. Cuando perdonas estas adorando a Dios y hay heridas que son imposibles de perdonar a menos que adores a nuestro Dios.

Cuando perdonas recibes la bendición de la libertad, para luego adorar aun más!

“Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros.” (Colosenses 3:13)